¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Cerrar
  >  Noticias

¿Qué tener en cuenta al comprar un pan saludable?

¿Qué tener en cuenta al comprar un pan saludable?
02/10/2017

No hay nada más hablado sobre el pan cuando se trata de la controversia asociada a sus ventajas y desventajas, digestión y las maneras de prepararlo. Al mismo tiempo, no hay nada más delicioso que una corteza crocante y fresca, relleno de una buena levadura. No importa tu posición, la preparación del pan no es lo que solía ser.

A menudo, es llenado con saborizantes altamente procesados hechos a base de químicos e incluso azúcares. Según los expertos, la industria alimentaria usa algunas mentiras comunes en su publicidad (https://nutricionsinmas.com/las-11-mentiras-mas-grandes-de-la-industria-alimentaria/).

Antes de ver más a fondo, nuestra recomendación principal cuando se trata de comprar pan comercial, es necesario no guiarse de la etiqueta, publicidad o empaquetado. Debes revisar la parte reversa y encontrar la lista de ingredientes y nutrientes, estarán enlistados por peso. Si el azúcar está en primero o segundo, puede estar seguro que ese producto tiene un alto contenido de azúcar incluso antes de leer toda la descripción.

A continuación, veremos qué debemos evitar y tener en cuenta al elegir el pan:

 

1.     Harina refinada

Cuando se trata de harina, normalmente se utiliza harina de trigo blanco procesada para la cocción. Es más barata y tiene larga vida útil ya que el grano ha sido despojado de sus nutrientes y luego se agregaron de nuevo. Las empresas tratan de engañar a sus consumidores para que piensen que su pan es un producto sano con la “harina de trigo”; sin embargo, solo es harina estándar.

La harina de trigo entera, por otro lado, puede ser una elección más sabia ya que denota que el producto no ha sido procesado y aún conserva los componentes del grano entero. Esto puede resultar en un tiempo de vida más corto pero es más nutritivo, contiene más fibra, proteína, grasas saludables y más nutrientes en general.

 

2.     Preservantes, rellenos y colorantes

A menudo, los panes comerciales son producidos para estar en el estante por mucho más tiempo del que estarían en una panadería. Tienen que ser capaces de resistir el moldeo, mantener su forma y su sabor. Para los fabricantes de estos panes, esto significa agregar conservantes, productos químicos, rellenos, aromas y colorantes para asegurar la frescura.

 

3.     Grasas hidrogenadas, azúcares refinados y sodio

El azúcar es usualmente usado para alimentar la levadura durante el proceso, pero no debe dejarse azúcar substancial o añadida después del proceso. La dextrosa, los azúcares blancos refinados, o incluso el jarabe de maíz son adiciones comunes en el pan comercial. Observa bien y evita panes que tengan más de 4 gramos de azúcar por rodaja.

En adición a las grasas naturales inherentes de los granos, pueden añadirse otros aceites durante el proceso de horneado, especialmente en los panes libre de gluten, que mejorarán la textura para un mejor gusto. Evita grasas altamente procesadas o hidrogenadas como la canola o aceite vegetal, ya que son altamente inflamables y genéticamente modificadas.

La sal es un componente común en el pan, usado en el proceso de fermentación así como para el sabor. Como muchos alimentos comerciales, los fabricantes les añaden mucha cantidad, enviando niveles de sodio muchos más altos de lo que deberían. Aunque muchos disfrutan la sal en sus comidas, los niveles extremadamente altos de sodio en las comidas procesadas pueden ser dañinas para la salud del corazón en el largo plazo. Lo recomendado es tener 150 mg de sodio por porción y, si es posible, usar sal natural.

 

¿Qué buscar?

Típicamente, las levaduras liofilizadas y de rápido crecimiento se usan en el horneado del pan comercial para conseguir el mismo resultado en menos tiempo. Esto no les da a las levaduras el tiempo suficiente para consumir los azúcares del grano. Puede ser más difícil encontrar panes de masa tradicional que tienen largos periodos de tiempo en el proceso, pero son un producto muy superior tanto en beneficios saludables como el sabor.

A pesar de que puedes visitar a tu panadero local y comprar un pan recién horneado, no necesariamente equivale a una calidad superior o significa que utilizan procesos más tradicionales. No seas tímido para preguntar qué ingredientes y prácticas utilizan. Los panaderos que usan buenos procesos o han estado usando los mismos por años, usualmente estarán orgullosos de estos procesos y estarán dispuestos a compartirlos.


Comentarios Noticia

Nadie ha publicado todavía ningún comentario. Sé el primero en publicarlo.

Deja tu comentario